ArcelorMittal ha llegado a un acuerdo con el Gobierno de Italia consistente en una inyección significativa de fondos estatales en Ilva, lo que ha hecho que la compañía abandone los planes de deshacerse de la planta acerera de la que se hizo cargo en 2018 y que el pasado ejercicio registró pérdidas de 2 millones de euros diarios.
El acuerdo proporciona un respiro en la disputa que mantenían desde hace cuatro meses y que llevó a ArcelorMittal a amenazar con devolver Ilva al Gobierno después de desacuerdos sobre los planes para rescatar la planta. Tras esto, Italia tomará una participación de capital al menos igual a las obligaciones restantes de ArcelorMittal contra el precio de compra original de Ilva. Se retiran además todas las demandas ligadas a este proceso.

El compromiso del Gobierno italiano es desarrollar un nuevo plan industrial con la introducción de tecnologías para la producción de acero con bajo contenido de carbono y la construcción de una planta para la reducción de mineral de hierro, que será financiada y administrada por terceros inversores.

Si se completa el acuerdo, el contrato de arrendamiento y compra original en virtud del cual ArcelorMittal, el mayor productor de acero del mundo, se hizo cargo de Ilva se cerrará en mayo de 2022 y los términos de la venta serán determinados por un tercero. Sin embargo, la liquidación final dependerá de un nuevo plan de inversión que se ejecute antes del 30 de noviembre. De lo contrario, ArcelorMittal dijo que podría retirarse del acuerdo, al tener derecho de desistimiento, sujeto al pago de una cantidad acordada.

Contenido relacionado:   Nueva coquizadora de AHMSA

Para los analistas de Sabadell, supone una “noticia positiva con impacto limitado”. “Creemos que el acuerdo es positivo, en la medida en que elimina una de las incertidumbres en el valor y demuestra el compromiso del Gobierno italiano por conseguir que este activo alcance todo su potencial. En todo caso, habrá que esperar a ver las condiciones finales y que éste se ratifique de manera formal, para valorar de manera concreta el acuerdo alcanzado”.

Además, recuerdan que la planta de Ilva se integró en MTS en 2019 y representa alrededor del 6% de la capacidad del grupo. “El objetivo de la compañía es invertir en ella para incrementar su producción y rentabilidad, pero recordamos que a día de hoy su aportación al Ebitda es marginal, por lo que no tendría impacto relevante en estimaciones a corto plazo”.

Puede interesarle: