“Tenemos que enfrentar la innovación y la transformación digital”, destacó Sergio Leite de Andrade, CEO de la empresa brasileña Usiminas, durante el primer panel del Congreso Alacero 60. “No podemos ignorar las bases del futuro”, continuó, y se refirió a la sustentabilidad -más específicamente a la reducción de CO2 en las plantas siderúrgicas-, para enfrentar el cambio climático.

Y es que el evento tuvo paneles en los que se habló específicamente de estos desafíos que, durante mucho tiempo, no han sido enfrentados correctamente, y que ahora no se pueden evitar. Lo mencionó Paolo Rocca, presidente y CEO del Grupo Techint, al mencionar la necesidad de volver a interesar a los jóvenes en la industria, “porque nos miran como dinosaurios”, bromeó.

En América Latina el acero es utilizado en Construcción (51%), Productos metálicos (18%), Maquinaria mecánica (15%), Automotriz (12%), Equipamientos eléctricos (2%) y Electrodomésticos (1%)
“Para que nuestra industria retome toda su capacidad de atracción, de inversiones, de talentos, y de consenso de toda la comunidad en la cual estamos arraigados, necesitamos encarar con otra fuerza todos los componentes claves del tema ambiental”, dijo, y enumeró los desafíos grandes: el primero, asociado al cambio climático. “En este aspecto América Latina tiene una oportunidad importante, porque puede desarrollar una ventaja competitiva. Hace 20 años, después del acuerdo de Kioto, la World Steel Association analizó todo esto y emitió un documento extraordinario, muy importante, en el cual planteó todos los temas y cómo la industria del acero podía reducir la emisión de CO2 a lo largo de un período de tiempo. Veinte años después la intensidad de CO2 por tonelada no cambió en lo más mínimo”, sentenció. “La participación del acero eléctrico sigue siendo del 30%.”

Contenido relacionado:   Restricciones en oferta

En ese sentido, Rocca destacó el potencial renovable de la región, “con una matriz primaria más favorable, con un rol del gas que puede crecer muchísimo y asegurar una matriz energética mucho más limpia de lo que es la matriz total del mundo, o la matriz de países como India, que tiene una basada en el carbón”, dijo, a la vez que destacó la importancia de las comunidades cercanas a donde se encuentran las empresas, “que tienen la posibilidad de trabajar juntos por el progreso social”.

Puede interesarle: