fbpx

Corrosión: la enfermedad del acero

corrosion-la-enfermedad-del-acero-alambres-y-refuerzos02

Este efecto que sufren ciertos metales también puede conocerse por ser un proceso natural y que surge con la exposición de estos al medio ambiente. Factores como el agua, el aire y otras sustancias pueden determinar la aparición de óxido sobre los metales.

La reacción química que sufren los metales al corroerse es conocida como “oxido-reducción” y en el caso del acero, si está muy corroído puede causar rupturas en la estructura y generar la pérdida sus propiedades mecánicas como se destacan: resistencia, tenacidad y dureza.

Aunque la corrosión no sólo se hace presente en metales como: aluminio, hierro y diferentes aleaciones de los mismos, otros materiales como el concreto también sufren de este efecto mostrando grietas, manchas y perdida de la resistencia que ofrece naturalmente este tipo de aglomerante.

Puede interesarle: Diferencia: Hormigón, Mortero y Cemento

Como medida para evitar o prevenir la corrosión en el acero, se puede aconsejar hacer uso de la aleacación de metales con mayor resistencia, procesos que hacen uso del calor, uso de corriente eléctrica o galvanizado.
El galvanizado es un proceso que busca mediante el proceso electroquímico cubrir un metal con otro aplicando la el metal de carga mayor sobre otro metal que contenga una carga menor. En este caso se aplica el Zinc al Hierro y promete a la pieza de metal protección de la oxidación por la exposición al aire.

En el caso del acero que es conocido como “inoxidable”, se le agrega cantidades de al menos 12% de cromo, carbono y niquel dependiendo de las características que se requieran en la estructura de metal.
Con la suma de estos elementos, el acero puede ser más resistente al aire húmedo y al agua salina. Cuando el acero inoxidable muestra señales de corrosión, se presenta de forma uniforme como puntos en la superficie.

-En Alambres y Refuerzos fabricamos piezas de metal que cumplen con las normas para generar materiales de alta calidad.