fbpx

Falta Obra Pública

La actividad en las empresas constructoras registró en mayo su mayor caída desde que hay registros disponibles, a partir de 2006, y además acumuló 11 meses consecutivos con resultados negativos, ante el desplome en las obras realizadas por el sector público.

El valor de la producción total del sector se contrajo 10.9 por ciento anual en el quinto mes, resultado de una caída de 24 por ciento en los proyectos contratados por el sector público, la mayor baja también desde que hay datos, mientras que en las obras del sector privado se reportó un baja de 1.2 por ciento.

Para José Antonio Hernández, gerente del Centro de Estudios Económicos de la Construcción (CEESCO), las contracciones observadas durante los últimos meses son preocupantes, ya que la construcción es un gran motor del crecimiento económico que impulsa alrededor del 70 por ciento del total de las ramas productivas a nivel nacional.

“Por cada peso que se invierte en la construcción, 45 centavos se derraman en la compra de insumos, así que estos resultados negativos impactan bastante fuerte, debido a que frenan la productividad y perjudican la generación de empleo”, puntualizó Hernández.

El retraso observado en los proyectos emblemáticos de la ‘Cuarta Transformación’ como la Refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, así como la curva de aprendizaje del gobierno, han perjudicado negativamente al sector, señaló el experto.

Hernández consideró como prioritario que la actual administración comience a liberar recursos que impacten positivamente en diversos proyectos de inversión pública, ya que el primer semestre del año fue de ‘pesadilla’ para el sector.

En ciclo recesivo
La construcción del sector público en edificación cayó 29.5 por ciento, principalmente en escuelas, con una baja de 43 por ciento.

Destacó también la contracción de 62.8 por ciento en obras de transporte y urbanización, de 8.6 por ciento en carreteras, caminos y puentes, y de 78.3 en obras ferroviarias.

Ricardo Trejo, director general de la consultora en construcción Forescatim, afirmó que la contracción de los indicadores de producción y empleo refleja que el sector ya se encuentra en un periodo de recesión, y adelantó que podría terminar el año con números negativos.

“Hay un ciclo ya recesivo en la industria. En el cuarto trimestre de 2018, y en el primer y segundo trimestre del presente año, la industria reportó tasas de crecimiento negativas y con la magnitud de la caída de la producción ya podemos hablar de recesión en el sector de la construcción”, mencionó en entrevista Trejo.

Puede interesarle:

El especialista consideró que este ciclo negativo continuará en el transcurso del presente año y aunque prevé que habrá cifras positivas para el sector en el cuarto trimestre, aseguró que éstas no serán suficientes para rescatar los números de la producción en el acumulado para todo 2019.

Empleo sufre las consecuencias
En el cierre del primer semestre de 2019, el número de empleos formales en la construcción bajó 1 por ciento anual, con lo que representó la pérdida de 15 mil 815 plazas.

Eduardo Ramírez, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), enfatizó que el panorama negativo en la construcción está generando menos empleos. “Creemos que está entre 1.5 y 2 por ciento menos de participación de empleo formal de los 6 millones que genera la industria, arriba de 100 mil empleos no se están dando y esto se puede agravar si no se aplican los recursos y se motiva la inversión”, dijo.

Fuente: El Financiero

Puede interesarle: