Conocidos popularmente como “ladrillos huecos”, este material para construcción tiene características benéficas para la misma.

Si bien existen varios tipos de ladrillos huecos, estos deben de tener los agujeros de forma longitudinal y como unas de sus características principales, de pueden destacar: el ahorro de material, menos peso y menor volumen, entre otros.

Aunque este material no es conocido por su resistencia, es usado en mayor parte como divisor entre los elementos de la construcción o cerramientos y tabiques.

Puede interesarle:

Con orificios sencillos, dobles o triples, este material sólo no está preparado para soportar peso o compresión a diferencia del ladrillo normal.

Dependiendo de su tamaño, este material hecho en algunos casos de los mismos componentes que el ladrillo tradicional, puede abarcar mayor terreno en la construcción por su tamaño, lo que permite el ahorro de tiempo y de esfuerzo por parte de los trabajadores.

La cimentación de las construcciones en el caso de usar ladrillo hueco, son menos costosas por las cualidades del material en sí y su costo se calcula en 30% menos del precio del ladrillo común.

A estos ladrillos también se les puede conocer como “no portantes” por su característica principal de no soportar el peso del techo o de una carga considerable sobre el material a diferencia del ladrillo común que si es conocido como “portante”.

Los huecos, dependiendo de su uso, pueden rellenarse con cemento, tabiques, tubos u otros dependiendo de su uso final, ya que no tienen características permeables y porosas y puede propiciar la generación de filtración de agua o humedad en la construcción.

Contenido relacionado:   Portland Universitario

Si bien se recomienda para la generación de paredes dentro de una construcción con techos previos como graneros, estacionamientos subterráneos o casetas, estos ladrillos huecos cada vez son más utilizados.

-En Alambres y Refuerzos nos esforzamos por mantenerlos informados acerca de los materiales de construcción y sus beneficios. –