fbpx

Preocupaciones en Demanda

Los precios del acero experimentaron hoy miércoles un movimiento alcista en los mercados chinos de precios a futuro y al contado, pero lo hicieron en medio de preocupaciones de que una caída estacional de la demanda pronto podría causar un retroceso, informó la agencia Metal Bulletin.

De su lado, la agencia Reuters informó que los futuros de mineral de hierro de China subieron a un nuevo récord el miércoles, impulsados ​​por una perspectiva persistentemente alcista, ya que las acerías buscan la materia prima de origen después de agotar las existencias.

Los precios de la varilla en la Bolsa de futuros de Shanghai aumentaron un 1,3% a 3.895 yuanes ($ 564) por tonelada. La bobina laminada en caliente ganó un 1,4% a 3.747 yuanes/ton ($ 543).

En el mercado spot de Shanghai los precios de la varilla subieron 20-30 yuanes/ton ($ 2.89-4.34) a 4,070-4,100 yuanes/ton ($592-597), mientras que los de la bobina subieron 10-20 yuanes ($ 1.44-2.89) a 4,020-4,050 yuanes ($582-586) por tonelada.

Los futuros de mineral de hierro más negociados en la Bolsa de Productos Básicos de Dalian subieron un 3,3 por ciento en las primeras operaciones a 727,5 yuanes ($ 105,34) por tonelada, el nivel más alto desde que se lanzaron los contratos en 2013.

Las acerías han estado operando a bajos niveles de inventario y solo comprando de forma directa en los puertos debido a los altos precios de las materias primas.

El mercado estimó que las existencias promedio de mineral de hierro en las plantas laminadoras han caído a alrededor de 20 días de uso, por debajo de los niveles normales de inventario de 30 días. Las existencias de mineral en algunas acerías privadas en la provincia de Hebei, que es la principal productora de acero, se redujeron a solo 10 días, según dos gerentes de compra de las acerías en Hebei.

“Con una sólida rentabilidad, las plantas seguirán necesitando comprar materias primas caras para mantener la operación a plena carga”, dijo un comerciante de Hebei.

Mientras tanto, los inversionistas también se preocuparon por la interrupción del suministro de Brasil, la segunda fuente de mineral de hierro más grande de China, luego de que su mayor minera de hierro, Vale SA, advirtiera del riesgo de otra ruptura de la presa de relaves y suspendiera una línea de carga ferroviaria.

Los envíos de mineral de hierro desde Brasil cayeron en 416,000 toneladas la semana pasada a partir del 19 de mayo, mientras que las salidas desde Australia agregaron 1.69 millones de toneladas, según datos rastreados por la consultora Mysteel.

Fortescue Metals Group Ltd, la minera de mineral de hierro número 4 del mundo, dijo el miércoles que gastará alrededor de $ 287 millones para desarrollar el área minera de Queens Valley en Australia Occidental.

China debe prepararse para tiempos difíciles ante un panorama internacional cada vez más complicado, advirtió el presidente Xi Jinping en declaraciones difundidas el miércoles por medios de comunicación estatales, en momentos en que el país enfrenta un aumento de aranceles por la guerra comercial con Washington.

Las dos economías más grandes del mundo están inmersos en una espiral de aumentos arancelarios a sus importaciones tras la interrupción de las conversaciones para resolver su disputa comercial.

Las asperezas se han intensificado desde que la semana pasada Washington incluyó en su lista negra a la compañía china de equipos de telecomunicaciones Huawei Technologies Co Ltd, un golpe potencialmente devastador para la firma que ha impactado a las cadenas de suministro de tecnología y a los inversores. En una visita de tres días esta semana a la provincia sureña de Jiangxi, una de las cunas de la revolución comunista china, Xi instó a la ciudadanía a aprender de las penurias del pasado.

“Hoy (…) debemos superar una serie de riesgos y desafíos importantes, tanto dentro como fuera del país, y también lograr nuevas victorias para el socialismo chino”, dijo la agencia estatal de noticias Xinhua parafraseando a Xi.

“Nuestro país todavía se encuentra en un período de importantes oportunidades estratégicas de desarrollo, pero la situación internacional es cada vez más complicada”, añadió. “Debemos ser conscientes de la naturaleza compleja y duradera de diversos factores desfavorables tanto en el país como en el extranjero, y prepararnos adecuadamente para una serie de situaciones difíciles”.

Las declaraciones difundidas por el medio de comunicación estatal no abundan en detalles sobre dichas dificultades. Tampoco recoge menciones directas a la guerra comercial ni a Estados Unidos.

No están programadas más negociaciones comerciales entre los principales negociadores chinos y estadounidenses desde que la última ronda terminó el 10 de mayo, el mismo día en que el presidente Donald Trump aumentó los aranceles a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares y tomó medidas para imponer aranceles a todas las importaciones chinas restantes.

Las negociaciones entre Estados Unidos y China están estancadas desde principios de mayo, cuando funcionarios chinos buscaron cambios importantes en el borrador de un acuerdo que, según la administración Trump, había sido ampliamente aceptado.

Sin embargo, el embajador chino en Estados Unidos, Cui Tiankai, dijo el martes a Fox News que Pekín aún está abierto a nuevas conversaciones.

En tanto, firmas estadounidenses dijeron en una encuesta publicada el miércoles que están enfrentando represalias en China por la guerra comercial, como fuertes inspecciones gubernamentales o despachos aduaneros más lentos.