De acuerdo con ALACEREO, el clima para hacer negocios en América Latina empeoró entre enero y abril, debido a las turbulencias que atraviesa la economía brasileña, la mayor de la región, según el informe trimestral de Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil y del Instituto de Investigaciones Económicas (IFO) de Alemania.

Además de Brasil, otro país que ayudó al empeoramiento del índice fue México, mientras Colombia y Perú fueron los dos únicos que presentaron una mejora en el período.

La balanza comercial Argentina tuvo saldo positivo, pero fue bajo y deberá ser acompañado. La mayoría de los bancos centrales ha mantenido las tasas estables en reuniones recientes, lo que refleja una inflación contenida y una presión reducida por la normalización de la política monetaria global.

El mercado siderúrgico de la región durante enero-marzo de 2019 presentó una caída de 3% en el consumo de acero laminado con relación a enero-marzo de 2018.

La producción regional de acero crudo y de acero laminado hasta abril bajó 5% y 9%, respectivamente, versus enero-abril de 2018. Sin embargo, los altos y bajos en la producción de los cuatro primeros meses ya apuntan un aumento en el consumo.

De enero a abril, la producción acumulada de acero bruto y laminado siguió abajo del indicado en 2018. En 2019, hay un aumento gradual y las expectativas para el año son de crecimiento, aunque el escenario no sea tan positivo como 2018.

La región aumentó 17% sus importaciones entre febrero y marzo de 2019, identificando un 4% de aumento en comparación con enero-marzo de 2018.

La participación de las importaciones en el consumo regional también creció en este año: el consumo regional se abastece ahora en 37% por dichas importaciones, en contraposición a los 35% en enero-marzo de 2018.

Siendo el mismo crecimiento acumulado ya identificado en los dos primeros meses (35% – 37%), esto confirma la dependencia del consumo frente acero laminado importado, ante caídas de producción.

Contenido relacionado:   Antidumping en Acero

El déficit registrado en enero-marzo de 2019 fue de 3.5 millones de toneladas, con 342,000 toneladas más que enero-marzo del año anterior (3.1 millones de toneladas).

Producciones de acero crudo y laminados crecen ante marzo.

A pesar de oscilaciones negativas ante el mismo período acumulado de 2018, derivadas de la variación en el consumo y de las incertidumbres del mercado, la producción general de acero crudo creció un 1% y de laminados bajó un 4% en abril, respectivamente, ante marzo de 2019

Acero crudo. América Latina tuvo una producción de 5.2 millones de toneladas de acero crudo en abril, 5.6% menor a lo registrado en el mismo período de 2018 (5.5 millones de toneladas).

Para el año de 2019, se produjo 21 millones de toneladas, 5% menos que ENE-ABR de 2018 (21.9 millones de toneladas). Mismo comparativo acumulado de los tres primeros meses mostraba también un 5% de caída, pero el crecimiento frente a los meses anteriores demuestra una recuperación del mercado. En el año, Brasil es el principal productor con 11.3 millones de toneladas, representando 54% del total regional anual.

Acero laminado. La región produjo 4.2 millones de toneladas de acero laminado en abril, 11% menos que el mismo período de 2018 (4.7 millones de toneladas). En el año fue producido 16.7 millones de toneladas, representando una caída de 9% frente a los 4 primeros meses de 2018 (18.3 millones de toneladas).

El comparativo acumulado en el informe anterior apuntaba al 7% de caída. Los principales productores en el año son Brasil 7.5 millones de toneladas (45% del total latinoamericano) y México con 5.9 millones de toneladas (35% del total latinoamericano).

Las economías de América Latina intentan evitar otra década perdida. El PIB de América Latina debe crecer sólo 1.4% este año, según estimación de Itaú BBA, bajo el peso de la desaceleración económica en Brasil y México, crisis en Argentina y el colapso de Venezuela.

Contenido relacionado:   Acero italiano sin temor

Como resultado, las empresas se niegan a emitir más deuda, centrándose principalmente en la refinanciación de vencimientos futuros. Y más empresas están haciendo ofertas en los mercados domésticos, que tienen bastante liquidez.

Grandes bancos de inversión globales han reducido su exposición a activos de mercados emergentes, y sus clientes sacaron cantidades récord de moneda de los países latinoamericanos.

La región, que aún intenta recuperarse del final del boom de las commodities, tuvo una tasa de crecimiento anual media de apenas 0.7% en los últimos años. Este ritmo no acompaña el crecimiento de la población, lo que significa que los habitantes están más pobres hoy que en 2012, según el Fondo Monetario Internacional. Según Americas Quarterly, el déficit de inversión en infraestructura es un 2.5% del PIB, o $150,000 millones de dólares al año.

La producción industrial enfrenta escenarios de caída en buena parte de los países latinoamericanos. En abril, los niveles fueron los más bajos registrados en los últimos seis meses en Brasil y en tres años en México. Mientras que Argentina acumuló un año de retroceso con una caída de 10.3% en relación a marzo, y los datos más recientes también revelan retracción en Chile, las condiciones del sector industrial de Colombia mejoraron en abril con el aumento en las ventas.

Importaciones. En marzo se importaron 2.1 millones de toneladas de laminados, 9% más que marzo de 2018 (1.9 millones de toneladas). En el acumulado de enero-marzo de 2019, América Latina importó 5.9 millones de toneladas de acero laminado, 4% más que lo importado en el mismo período de 2018 (5.6 millones de toneladas).

Contenido relacionado:   Inestabilidad hasta medio año

De este total, 70% corresponden a productos planos (4.1 millones de toneladas), 27% a productos largos (1.6 millones de toneladas) y 3% a tubos sin costura (164,000 toneladas).

En marzo, las importaciones de laminados representaron el 37% del consumo de la región, mismo porcentaje en que cerró el primer trimestre de 2019, lo que trae desestímalos para la industria local, fricciones comerciales y pone en riesgo las fuentes de empleo.

Exportaciones. En marzo se exportaron 716,000 toneladas de laminados, 4% menos que en febrero de 2019 (748,000 toneladas) y 24% menos que marzo de 2018 (937,000 toneladas).

En el acumulado de enero-marzo las exportaciones latinoamericanas de acero laminado fueron 2.4 millones de toneladas, 4% menos que lo registrado en enero-marzo de 2018 (2.5 millones de toneladas). De este total, 48% corresponden a productos largos (1.1 millones de toneladas), 42% a productos planos (1.0 millones de toneladas) y 10% a tubos sin costura (253,000 toneladas).

Balanza Deficitária. En marzo de 2019, la región registró un déficit comercial en volumen de 1.39 millones de toneladas de acero laminado.

Este desbalance es 41% mayor que en marzo de 2018 (0.99 millones de toneladas) y 31% mayor que febrero de 2019 (1.06 millones de toneladas).

Ahora Brasil es acompañado de Argentina en balance positivo del comercio de productos laminados entre ENE-MAR.

El primero con 666,000 toneladas, y Argentina con un saldo positivo de 14,000 toneladas. Sin embargo, el saldo positivo argentino se debe tomar con cautela debido a su baja representatividad, necesitando confirmarse en los próximos meses para una proyección realista.

Contrariamente, el mayor déficit se registró en México (-1.7 millones de toneladas). Lo siguieron Colombia (-526,000 toneladas), Chile (-517,000 toneladas) y Perú (-448,000 toneladas).

ReportAcero