fbpx

Tornillos y Clavos

Hechos de acero, ambas herramientas están formados gracias a un cable de acero y aunque son parecidos, cumplen con funciones diferentes dentro de la industria de la construcción.

Un tornillo puede soportar hasta más de 3 toneladas de peso y su función principal recae en sostener y fijar diferentes estructuras de acero dentro de una construcción.

Puede interesarle:

Si bien su grosor es diferente al del clavo estándar, para la generación de un tornillo se pueden aplicar hasta 20 toneladas que comprime el acero y que con el impacto genera una capa más gruesa dándole forma a la cabeza del tornillo.

En cambio, el clavo tiene sus orígenes en el Alambrón e inicia con un grosor mayor, ya que el éste pasa por diferentes máquinas hasta lograr el deseado.

Esta herramienta también conocida como “puntilla” tiene una superficie lisa que es usada mayormente en las construcciones en entramados, fijación de tejas, chapas, ensamblajes con madera, entre otros usos domésticos.

A diferencia de los clavos, el tornillo cuenta con una rosca en el cuello, el cual permite la mayor adherencia a la superficie donde se coloque, destacando entre sus características la resistencia y la poca posibilidad de una ruptura o quiebre de la pieza. Si bien el tornillo cuenta con rosca hacia la derecha o izquierda también existe el híbrido de las roscas contando con ambos sistemas. Así mismo cuenta en su cabeza con marcas para desatornillar en forma de cruz que da accesibilidad con cualquier detornillador de pequeñas o grandes medidas.

Puede Interesarle:

De ambas herramientas se pueden mencionar las medidas que se pueden utilizar para la industria de la construcción, ya que dependiendo de las necesidades el hombre, se ha adaptado en cuanto a tamaños y formas.

– En Alambres t Refuerzos nos esforzamos por mantenerlo informado acerca del uso de materiales de construcción forjados de acero. –